Durante el proceso del parto, sea natural ó instrumental, el bebé va haciendo adaptaciones al canal del parto, (blando y duro), y su cabeza va adaptando su forma a este canal, con lo que el SNC que está dentro de la cabeza, puede sufrir compresiones ó cualquier otro tipo de restricción (falta del movimiento fisiológico y función de una estructura) debido a esta adaptación a la forma que está adquiriendo la cabeza.
nacimiento-bebePor otro lado tenemos que cuando la cabeza del bebé en un parto eutócico sale, apoya su occipital en la sínfisis de la madre para terminar esta fase del movimiento hacia el exterior. En ese momento el profesional que asiste al parto, coge la cabeza y tira de ella, sin saber que esta maniobra de traccionar de la cabeza que se encuentra en hiperextensión, puede provocar una mala articulación de los cóndilos del occipital y las carillas articulares del atlas, lo que origina un desplazamiento del occipital, que empuja al temporal del lado hacia el que se ha desplazado el occipital, comprimiendo, y haciendo menor el calibre del agujero yugular, situado entre el occipital y el temporal, y por el que pasan al salir del cráneo los pares: IX, X y XI.
Y cuando ocurre una compresión de estos nervios, se ven afectadas las funciones que rigen, siendo las más importantes las del Vago, que no solo inerva estructuras de la cabeza y cuello, (como ocurre con los otros pares), sino que desciende al tórax y al abdomen contribuyendo a la formación de los plexos vegetativos que inervan las vísceras. Es el mayor nervio parasimpático y por tanto el más importante antagonista del simpático, de ahí la gran importancia que tiene.

 

Estela Freytes Alonso

Terapeuta Biodinámica Craneosacral

Especialista en Bebés y Niños