• Lun - Vier  14.00 - 20.00 hs.  | +34 680 114 977  | Chueca. Madrid.

Craneosacral y Bebés

Craneosacral y Bebés

Craneosacral y Bebés 222 222 Biodinámica Craneosacral

La evaluación temprana previene futuros problemas.

 

Terapia craneosacral y bebés

Viola Frymann cree que todos los niños deberían ser evaluados y tratados inmediatamente después de nacer. Esto sería una óptima medicina preventiva. Cuanto antes sea tratado un niño, antes se establecerá en el cuerpo el mejor de los movimientos.

Cuanto antes puedan ser optimizadas la circulación y la respiración, así como el movimiento del sistema nervioso central, más temprano los efectos enfermantes o dañinos que puedan haber ocurrido durante el proceso del nacimiento se verán reducidos. Esto no significa que los problemas puedan ser totalmente erradicados si fueron suficientemente graves, pero pueden ser disminuidos.

Estela Freytes 
Terapeuta Biodinámica Craneosacral
Especialista en Bebés y Niños
__________

Artículo de la Dra. Viola Frymann
Traducido de “Osteophatic Center For Children”
information osteophaticcenter.org

“Primeramente, yo quisiera hablar un poco de Osteopatía en general. Me gustaría aclarar la diferencia entre el rumbo en que piensa un terapeuta entrenado en forma “medica” y como lo hace uno entrenado en Osteopatía Craneosacral, frente a un mismo problema.

Cuando tu hijo nació, fue evaluado primeramente por un Pediatra. El se concentró en asegurarse de que no hubiera defectos o fallas congénitas, exteriormente visibles o no, como p.ej. en sus pulmones, o el corazón, o el tracto digestivo y también en cerciorarse de que todos los sistemas estaban funcionando eficientemente, como debería ser.

Como Terapeutas Osteópatas (Terapeutas Craneosacrales), nosotros atendemos a algo más , porque reconocemos que el proceso de nacer es probablemente la experiencia más traumática que la gente ha tenido.

En el estudio de 1250 recién nacidos, se ha demostrado que el 10% tienen un mecanismo de movilidad del cráneo saludable y libre. En otras palabras, todos los huesos de la cabeza están en una interrelación correcta y moviéndose adecuadamente.
Este dato ha sido consistente en varios estudios que se han hecho con recién nacidos. El número de bebés que tiene una alteración visible, grosera en el mecanismo craneal, 
será de alrededor del 8 al 10%.

¿Qué sucede con el 80 % de bebés restante-el grupo en el que pueden ser detectados problemas por un Terapeuta Osteópata entrenado para percibir dificultades menores en esos mecanismos? Ellos pueden no presentar mayores problemas clínicos a esa edad.

El niño puede estar rechazando la comida (“escupiendo”). Puede tener una pequeña dificultad para aprender a succionar, dificultad que cesa en 24-48 horas quizás. El rechazo puede durar días o semanas, a veces, y nos cuentan: “Bien, parece que la leche no le va bien al bebé”.Así, la madre quizá se decidió a dejar de dar el pecho y probó un alimento “de fórmula”, elaborado para bebés. En muchos casos esto no resuelve el problema, y después de varios ensayos, algo de cereal que se agregó al alimento para espesarlo, parece resolverlo

El hecho de que el bebé escupa, rechace en ese período temprano o que haya tenido dificultad para aprender a succionar, es muy importante para nosotros, desde un punto de vista diagnóstico porque nos dice que hubo allí un grado de compresión dentro de la cabeza del bebé .que irritó dos de los nervios importantes que salen de la base del cráneo- uno el hipogloso 12º par, que es responsable de la actividad de la lengua y por eso importante en el proceso de succionar, y en el otro par, el 10º, que está relacionado con la actividad del aparato digestivo a esta edad.

Durante los años desde el nacimiento hasta el 5º año, el niño es evaluado regularmente por el pediatra en relación con sus oídos, garganta, corazón, pulmones, tracto digestivo.
En otras palabras: ¿Está el cuerpo del niño funcionando eficientemente?.

Muchos niños tienen infecciones del oído. Se examinan los oídos y la infección ha ocurrido varias veces, puede hacerse un test auditivo, y varios más en los oídos. Pero los oídos no son algo que está colgado en el espacio. El oído es parte de un mecanismo total del cuerpo. Por ejemplo, el oído mismo está ubicado en lo que llamamos hueso temporal. (Si tú palpas justo detrás de la oreja sentirás un hueso algo puntiagudo que es la apófisis mastoidea.)

En el oído medio, está la Trompa de Eustaquio, que se extiende dentro de la garganta. Así que lo que ocurre en la garganta tiene una repercusión en el oído medio y viceversa. Muy frecuentemente el problema comienza como una inflamación de la garganta, un resfriado, y progresa como una infección del oído. Así, el estado de la garganta y el del oído están íntimamente relacionados..

Volvamos al hueso temporal por un momento.El temporal articula, o está conectado con la mayoría de los otros huesos de la cabeza, directamente, o con otro hueso de por medio. Así que si el niño tiene una caída sobre la parte trasera de la cabeza, en la cual la articulación entre el occipital y este hueso es comprimida, los huesos no podrán moverse libremente entre sí- Quizá en el momento del daño, el niño lloró un poco, tuvo un chichón o una raspadura, y la cosa pasó. Unas pocas semanas después, la infección se desarrolla. Si te paras a pensarlo, encontrarás que la infección se desarrolló en el mismo lado donde sucedió el golpe en la cabeza.. La sangre aportada al oído por las arterias, el drenaje venoso desde el oído por medio de las venas y el drenaje linfático están perturbados si la movilidad rítmica del temporal es interrumpida.Si ha habido un daño, este ha interferido en algún grado con la movilidad propia de ese hueso. Más aún, si ese niño se cayó sobre la parte posterior de la cabeza, esa caída puede haber perturbado el alineamiento de los huesos del cuello,y el aporte de sangre que pasa por el cuello hacia la zona temporal. Así, el problema del oído no se limita al oído. Debe estar relacionado con ciertos hechos que han ocurrido en niveles por debajo del oído. Ahora nosotros comenzamos a ver que no podemos localizar una infección en el oído en él sólo, porque está vinculado a otras partes del cuerpo. Por supuesto, la circulación comienza en el corazón y acaba en el corazón, de modo que cualquier cosa entre el corazón y el temporal puede afectar esa circulación. El drenaje linfático está asociado con ciertas estructuras del cuello yendo siempre hacia abajo hasta debajo de los huesos del cuello.Cualquier cosa en esta área puede tener repercusión sobre la infección en el oído.

Es frecuente descubrir que este niño ha tenido infecciones en el oído una y otra vez. Quizá el primer accidente ocurrió cuando tenía 6 semanas. Fue tratado con antibióticos, se mejoró, 2 meses después tuvo otra infección en el oído. Lo trataron con antibióticos, se “curó” y seis semanas después tuvo otra, y así ha continuado, quizá por varios años, una tras otra. En algún momento los padres deciden que debe haber otro camino. También, por entonces, el niño puede haber perdido audición en uno o los dos oídos, de modo que ellos buscan otra respuesta.
Este es el momento en que nosotros vamos hacia atrás en un sentido estructural, y preguntamos si habrá habido alguna evidencia de daño en el nacimiento que pueda haber iniciado el proceso, y que haya habido daños desde entonces a los que el niño responde con susceptibilidad para la infección.Esto nos muestra el primer aspecto del concepto Osteopático Craneal; el enfoque osteopático del paciente , esto es ,que lo estamos atendiendo como un paciente completo.. No estamos mirando sólo el punto que produce síntomas y centrando nuestra atención sobre él. ¿Qué ocurre en la totalidad de este niño que está resultando en manifestaciones en un área determinada? La manifestación puede ser una perturbación neurológica. Este puede ser el niño hiperactivo que no se puede quedar quieto, sentado toda una comida, que no puede estar tranquilo en el colegio, que no puede sentarse tranquilo por un tiempo. Lo más que los padres o maestros dicen es: “ quédate quieto o serás sancionado…”Esto empeora la cosa. Yo me imagino si ustedes tuvieran una condición de “piernas inquietas”.¿ Alguna vez habrán estado sentados en un teatro y pensado que no podrían mantener las piernas quietas? Y si alguno os ha dicho: “No se atreva a moverse”, eso os haría mucho más susceptibles a moveros. Así que esto es lo que al niño que tiene una disfunción neurológica inherente que le hace imposible estar quieto le sucede. Más lo presionen, más inquieto se pone. Hay muchas medidas usadas para ayudar al niño. Uno puede darle un medicamento, pero el medicamento no lo hace sentarse más tranquilo, embota su viveza intelectual. Pueden quedarse quietos y por eso aprender un poco más, pero no están funcionando bien, porque la droga embota su atención. Esta es una medida puramente sintomática. No ha hecho nada acerca de la hiperactividad misma. En realidad, cuanto más tiempo tome drogas el niño, más difícil será romper el hábito porque cuando la droga se quita, él será más hiperactivo que cuando comenzó a tomarla.

Cuál es la causa de la hiperactividad? Por qué el niño tiene que estar moviéndose como si no tuviera freno?Porque él utiliza una actividad externa para sobrellevar severas restricciones en el movimiento de esos huesos del cráneo y por eso en todas las estructuras que está relacionadas con ellos.Ellos deben producir actividad externa para superar una falta de actividad interna.

De lo que realmente estamos hablando es de la persona total, sean pequeños o grandes y reconociendo que la estructura del cuerpo está íntimamente relacionada con el modo en que funciona. Nosotros podríamos comparar el cuerpo con un reloj-no uno electrónico, sino de los antiguos que tienen una cantidad de ruedas y engranajes.Si tu reloj comienza a atrasar o a adelantar, o si se para y lo llevas al relojero, no le preguntarás “Qué rueda es la que causa el problema?El probablemente te dirá:” bien
Su reloj debe ser revisado y desarmado de modo que podamos armarlo para que funcione correctamente”.

El cuerpo es parecido a eso. No es una pieza que necesita ser aceitada y vueta a poner. Todo el cuerpo necesita ser integrado. La estructura del cuerpo es integral, interrelacionada.

La niñez es un tiempo de caídas, daños. Nosotros no nos ocupamos solo de las caídas que rompen huesos o desmayan o llevan al hospital nos ocupamos de todo daño que afecte una parte crítica de este mecanismo de movilidad y el único indicio que tu puedes notar de ello es que tu niño es menos obediente. La tendencia es pensar que es caprichoso. Como suelen decir los osteópatas: “No castigues a tus hijos, trátalos” encontrarás que cuando se los trata cambian y a veces cambian en un instante Algunos de los niños vienen a la consulta como si todo estuviera mal.No quieren juguetes, ni jugar, no quieren nada. De repente, cuando el mecanismo comienza a moverse: “puedo tener un juguete, por favor?”. Es absolutamente fenomenal, porque ocurre muy rápido. Cuando” la llave gira” y el mecanismo comienza a moverse libremente, el niño se recupera a si mismo una vez más. No es siempre tan simple como eso, porque puede no haber sido el último daño el principal. Puede haber habido una acumulación de daños que sucedieron, uno después de otro, durante varios años, de modo que no siempre se resuelve la cuestión inmediatamente. Pero el principio es el mismo. Es esta interrelación de estructuras y funciones y la unidad del cuerpo funcionando como un todo. No son una serie de partes aislada, independientes. El cuerpo tiene en sí mismo sus procesos de autorregulación y autocuración.

Si esto es cierto,¿ por qué vuestro niño no pudo curarse bastante tiempo atrás? 

Estoy segura de que todos ustedes habrán tenido la experiencia de un corte en una mano.quizá era un corte profundo, quizá requirió alguna sutura y vendaje. Entonces os habrán indicado volver en cinco días para que el doctor quite las grapas o suturas.. El doctor no cura la herida. Quién la cura? Tú lo haces.Tu te curas tu propia herida. Pero, a veces, si algo no está funcionando apropiadamente en tu cuerpo, volverás al médico. después de cinco días y el corte no se ha sanado.
Lo propio puede ocurrir con un hueso roto. El hueso se quiebra, el cirujano junta los dos extremos lo más cerca que puede y entonces lo cubre con una escayola. El frecuentemente da la indicación de regresar en seis semanas. Probablemente esté entonces sanado. Pero a veces, no lo está en seis semanas. A veces no se cura en seis meses, porque algo en el cuerpo no trabaja para permitir que tenga lugar ese proceso de curación interna.

Como osteópatas somos muy concientes de ese proceso de curación interna..este proceso no está sólo relacionado con la soldadura del hueso, curar una herida o vencer una infección.El está también relacionado con la movilidad de una estructura corporal.

Probablemente muchos de ustedes habrán tenido la experiencia de hacer un trabajo inusualmente duro, como trabajar en el jardín una vez cada tres meses.Al momento de ir a dormir, cada hueso del cuerpo se siente como si estuviera fuera de sitio.Pero tu te vas a la cama y relajado por el sueño, por la mañana la mayor parte de la molestia ha desaparecido.¿Quién hizo ese trabajo? Tu lo hiciste.Esta fuerza interna en tu cuerpo, que trabaja para llevarlo a su funcionamiento óptimo, lo ha hecho. Pero si el esfuerzo o la restricción en ese movimiento libre ha ido más allá de cierto punto, entonces el cuerpo necesita de una pequeña ayuda para vencerlo. Por cierto, si podemos trabajar con lo que el cuerpo se está esforzando por hacer, nosotros lo conseguiremos mucho más rápidamente. Por eso, mucho de lo que hacemos no es visible. Quiero decir que nosotros no estamos manipulando el cuerpo fuertemente de este modo y del otro.Nosotros estamos detectando cómo el cuerpo quiere moverse, como está esforzándose para superar sus restricciones y entonces darle una pequeña ayuda para que lo haga..

Estos son los tres conceptos primarios sobre los cuales nuestra práctica realmente se basa. No son simplemente ideas filosóficas con las que acordamos ellos son realmente conceptos operativos: 1) La interrelación entre estructura y función 2) el reconocimiento del cuerpo como totalidad, y 3)la fuerza propia en el interior del cuerpo.

Ahora, ¿Cómo lo hacemos? Esta es la pregunta del millón, no es así?

El primer proceso es obtener conocimiento. Aún en el proceso de ir conociendo estamos moviendo nuestros dedos sobre las varias suturas entre los huesos en la cabeza para encontrar si hay algún desplazamiento de alguno de los huesos, donde haya cualquier aspereza o irregularidad, donde uno esté apretado contra el otro, y también donde haya alguna asimetría en la cabeza, y un desbalance en la estructura de los huesos de la cabeza. Entonces nos movemos hacia abajo, al área espinal.Bajamos a lo largo del cuello y a través del área toráxico, las costillas, y lás vértebras dorsales y hacia abajo hacia la zona lumbar. Después de eso evaluamos las extremidades inferiores, las articulaciones de las caderas, de las rodillas y de los tobillos. Entonces exploramos el sacro. El sacro es ese hueso grande que tu puedes sentir si pones tu mano detrás, (y que es aproximadamente del tamaño de la palma de la mano en un adulto) En el niño son aún cinco huesos, no uno. El movimiento rítmico del sacro está provocado por la respiración.Cada vez que tú respiras, mueves el sacro entre los huesos de la pelvis. Yo coloco una mano en el sacro y otra en los huesos de la pelvis, evaluando cómo se mueve el sacro en medio de la pelvis.. Esta es la forma en la que equilibramos la pelvis y el sacro y podemos equilibrar la espina dorsal al mismo tiempo. Esta área es muy importante porque cuando el bebé está descendiendo por el canal de parto la cabeza está abriendo el canal , pero la pelvis, las nalgas, devuelve la presión al bebé a medida que el útero se contrae. Si por alguna razón el bebé no desciende suave y progresivamente a través del canal de parto, a medida que la espina dorsal tine que negociar su camino alrededor del la espina dorsal de su madre, y si él se ve empujado hacia arriba en esa posición esto puede tender a producirle un desplazamiento lateral en la espina lumbar.Esto no se evidenciará notablemente en esta edad, porque el bebé no está erguido.La curvatura espinal puede no mostrarse hasta que el bebé comience a erguirse, pero si podemos rastrear por el tacto, sintiendo, a esta edad y ocupándonos de ella (eso toma sólo alrededor de 60 segundos) podemos detectar esa curva o torcedura que ha quedado encerrada alli durante el proceso de nacimiento.

Después exploraremos la cabeza. A veces, para tranquilizar y mantener feliz a un bebé
se lo acuna o se le da a chupar el biberón mientras está siendo tratado.

El área de la cabeza del bebé que conduce el camino hacia fuera del canal de parto es el área occipital, la parte posterior de la cabeza. Es el área que sufrirá el mayor impacto de obstrucción si hay una demora en el proceso.

Cuando ha habido un proceso largo, quizás dieciséis, veinte o veinticuatro horas para un primer bebé , o aún después de doce horas para un bebé posterior-y a veces encontramos madres que han estado en trabajo de parto por varios días, o, quizá más importante ha habido un período de falso trabajo de parto antes que comience el verdadero.El trabajo de parto falso puede ser especialmente dañino porque las contracciones están sucediendo y la cabeza del bebé no tiene donde ir porque el canal de parto no se está abriendo. Así, el bebé está siendo comprimido desde arriba y desde abajo. Es el área occipital la que recibe el impacto.Esto es, donde el nervio hipogloso hacia la lengua y el vago hacia el tracto digestivo salen a través del cráneo.Estas son las áreas que son las primeras en mostrar el stress del nacimiento.

Una de las preguntas más importantes que podemos hacer es, ¿“Ha tenido tu bebé alguna perturbación vomitando, escupiendo? “. Si la respuesta es “sí”, entonces sabemos que hubo algún grado de problemas en esta área en el nacimiento.
En el occipital también está ese gran orificio a través del cual todo el tranco cerebral se convierte en la médula espinal Todos los caminos de los nervios que van a todas las estructuras en tu cuerpo debajo de la base del cráneo deben pasar a través de ese agujero en el occipital. Por eso, si el occipital se deforma por presiones como las que hemos descripto, el daño en el sistema nervioso, puede variar por completo entre el niño que tiene un suave rechazo escupiendo hasta el niño que es hiperactivo, el que es incontrolable, el agresivo, el que eventualmente va a tener problemas de aprendizaje, problemas de conducta, y la todo tipo de problemas. Por lo tanto, esta es un área muy crítica, el área que siempre observamos cuando atendemos a bebés recién nacidos.

Entonces nosotros consideramos el cráneo como un todo. El cráneo está formado por unos veintiséis huesos. A esta edad, algunos de los huesos están en varias partes. Por eso la potencialidad de compresión en una o más áreas es completamente grande si hubo compresión de la cabeza contra la pelvis durante el parto..

Las manos de un médico osteópata son manos sensibles, son manos exploratorias.Ellas no están empujando a su alrededor. Están explorando cómo está trabajando el mecanismo interior y cómo podemos acompañarlo para permitirle liberar áreas que sufren restricciones.

El hueso temporal, ese hueso que mencioné que contenía el oído, puede también ser comprimido porque está muy cerca del área occipital.No es raro encontrar que el bebé ha tenido su primera infección a las pocas semanas de edad.Cuando es así, ello sugiere que el problema puede haber surgido del trauma de nacimientoCuando este mecanismo comienza a moverse libremente, entonces el niño se recupera de las infecciones recurrentes,

Cuando la cabeza es comprimida desde la frente hacia atrás, una fuerza compresiva que especialmente encontraremos si el bebé estaba invertido en el canal de parto Es en la parte posterior del occipital más bien que en la anterior. Este tipo de compresión aprieta el cráneo en el centro de su base.
Al nacer, el occipital no es un solo hueso, como en el adulto. En el infante el occipital es de cuatro huesos porque no está aún completamente desarrollado.El gran agujero del foramen Mágnum, a través del cual pasa el cordón cerebral, está circundado por partes en desarrollo del occipital.

El área de la base del cráneo que es comprimida.es el área con la que nos involucramos primeramente con nuestros pequeños bebés.Los problemas que encontramos allí pueden continuar y causar dificultades posteriormente en su vida.

Cuanto antes trates al bebé, más fáciles, pero nunca debes decir”no hay nada que hacer”. No importa cuánto progreso se haga, el progreso merece la pena.

La vida es siempre movimiento. La vida siempre está mejorando o empeorando. Nosotros podemos no trabajar tan frecuentemente, podemos trabajar intensivamente para superar el mayor problema, entonces observar que el progreso que hemos logrado se mantiene, pero continuemos. Lo que hacemos en el proceso de un tratamiento es como abrir la puerta de modo que los que estaban encerrados puedan moverse por ahí.En otras palabras, estamos permitiendo al sistema nervioso central que consiga un mejor rendimiento y él mejorará ese rendimiento progresivamente.El tratamiento es sólo el comienzo del procesoEstá ahora permitiendo a esa potencia terapéutica inherente hacer lo que no pudo hacer antes. Los niños tienden a caerse, golpearse en la cabeza, así que los tratamos en intervalos regulares para asegurarnos de que ninguna de esas cosas (que son relativamente menores) hayan permitido hacerles retroceder un paso en vez de adelantar un paso.”

Share

Dejar una Respuesta