Ana y sus hijas, Paula (30 semanas) y las gemelas Elena y Carmen (34 semanas).
3469
post-template-default,single,single-post,postid-3469,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

Ana y sus hijas, Paula (30 semanas) y las gemelas Elena y Carmen (34 semanas).

“Conocía ya la Terapia Cráneosacral, en una época la recibía para sentirme mejor física y mentalmente. Cuando Paula nació prematura, no dudé. La Terapia Cráneosacral la ayudó muchísimo.

Mis gemelas nacieron en el Hopital de Ávila, Ntra. Sra. de Sonsoles, el equipo de médicos y enfermeras fueron maravillosos con mis niñas.

Al darles el alta, Elena y Carmen comenzaron a recibir Terapia Cráneosacral. Yo sabía por Paulita que les va muy bien al sistema nervioso, les ayuda a integrar la separación y duermen mejor.

El trabajo craneosacral puede ser difícil de explicar pero es tan delicado y suave que todos los bebés lo agradecen.”

Ana

No hay comentarios

Escribe un comentario

3 × 5 =