Contacto Físico: Abrazos, ¡¡el mejor antídoto para el malestar!!
1054
post-template-default,single,single-post,postid-1054,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

Contacto Físico: Abrazos, ¡¡el mejor antídoto para el malestar!!

4 abrazos  al día para sobrevevir.

8 abrazos como mantenimiento.

12 para experimentar crecimiento personal.

  • Aumenta nuestra confianza y seguridadcontacto fisico neurociencia
  • Reduce nuestros enfados
  • Mejora el estado de ánimo y da felicidad
  • Incrementa nuestra autoestima
  • Equilibra el sistema nervioso
  • Aumenta la producción de glóbulos blancos
  • Favorece nuestro sistema inmunológico
  • Mejora el nivel de oxígeno en sangre

 

Un grupo de investigadores realizó un estudio en la Universidad Carnegie Mellon, de Pittsburgh (EEUU) y demostró que la forma de contacto físico no sólo nos ayuda emocionalmente sino que tiene grandes beneficios para nuestra salud.

El beneficio de abrazarnos no sólo es bueno con personas a las que queremos, también lo es con personas con las que no tenemos tanto afecto. Con el contacto físico, al abrazarnos liberamos el estrés, la ansiedad, la depresión y creamos confianza en nosotros mismos.

El estudio de la Universidad de Pittsburgh nos revela que cuando abrazamos a otras personas liberamos oxitocina, la llamada “hormona del amor” y la salud de nuestro organismo mejora y se incrementa.

Haz de los abrazos una rutina diaria para:

  • Reducir el estrés y la ansiedad: Cuando abrazas reduces la producción de la hormona cortisol, presente en el estrés. Y aumentas la cantidad de serotonina que te da la sensación de tranquilidad y bienestar.
  • Reducir la presión arterial: El sistema nervioso se activa y libera la hormona oxitocina, activando unos mecanorreceptores de la piel que son los encargados de reducir la presión arterial.
  • Mejorar el sistema inmune: Karen Grewen, una de las investigadoras, nos dice que los abrazos a personas que queremos, aumentan el nivel de oxitocina y de serotonina. Y producen una disminución de la presión arterial y del ritmo cardíaco, mejorando nuestra salud.
  • Mejorar el estado de ánimo: Cuando abrazamos se eleva la serotonina y poco a poco recuperamos nuestro buen estado de ánimo.
  • Relajar los músculos: Los abrazos estimulan la circulación en los tejidos blandos, pueden calmar dolencias y liberar tensión.

Otro estudio de la Universidad de Duke, muestra que si un bebé no recibe contacto físico, una de las consecuencias que se deriva de ello es, la muerte de millones de neuronas en su pequeño cerebro.Llegando a ser 20% veces más pequeño comparado con el de un bebé que recibe abrazos, cariño y vínculo seguro.

Los seres humanos necesitamos el contacto físico que puede ser calmante, curativo, cariñoso, afectivo y darnos apoyo y seguridad.

Estela Freytes Alonso
Terapeuta Craneosacral Biodinámica
Neurosicoeducadora

1 Comment
  • JOSE GERARDO
    Posted at 23:23h, 30 abril Responder

    Gracias por compartir algo tan importante y tan facil de hacer

    Saludos

Escribe un comentario

1 × uno =