Craneosacral, remedio eficaz para intestino irritable
790
post-template-default,single,single-post,postid-790,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

Craneosacral, remedio eficaz para intestino irritable

Equilibra tu sistema nervioso con Terapia Craneosacral.

La Terapia Craneosacral, a través de la manipulación de órganos, músculos, huesos, tejidos, busca equilibar los sistemas músculoesqueléticos, endocrinos y nervioso, y aumentar el bienestar físico, mental y emocional del paciente.

Para equilibrar el cuerpo y el Sistema Nervioso, es fundamental tener en cuenta al Sistema Nervioso Autónomo (SNA). El cual consta de dos partes: Sistema Simpático  que en el caso del intestino, ralentiza la motilidad intestinal y la secreción de los jugos gástricos y el Sistema Parasimpático que lo reactiva.

intestino irritado remedio

Podemos decir que el Simpático es el freno de los intestinos y el Parasimpático el acelerador.

Desde el enfoque craneosacral en el caso del intestino irritable, éste es causado por un desequilibrio en su inervación autonómica: freno y acelerador no funcionan, produciendo el Simpático indigestión, pesadez, estreñimiento…. y el Parasimpático, lo contrario.

Los nervios simpáticos que inervan el sistema digestivo (de estómago a colon), salen de la columna, desde la quinta  vértebra dorsal (D5) a la segunda lumbar (L2).

Mientras que el Sistema Parasimpático inerva el estómago y un tercio del colon, a travées del nervio vago, que sale de la base del cráneo (C0-C1) y colon y recto, a través de los nervios del sacro (S2 a S4).

El intestino irritable, también conocido como síndrome de colon irritable, colitis mucosa, estómago nervioso, colon espástico, colitis espástica, es un trastorno funcional o síndrome crónico de origen desconocido, y no una enfermedad.

El origen es desconocido pero sí se conocen algunos agravantes como, estrés, desequilibrios emocionales, conflictos, intolerancias alimenticias, dietas desequilibradas, consumo de tóxicos, (cafeína, alcohol, tabaco) o, también haber sufrido una infección intestinal.

Es más común en las mujeres que en los hombres. Y aunque no es una enfermedad, los síntomas pueden en algún caso, afectar de forma tan intensa que pueden acabar perturbando la vida personal, laboral y social.

Si este es tu caso o de alguien que conoces, podemos asesorarte sin compromiso.

Descubre como la Terapia puede ayudarte a acabar con el problema.

Estela Freytes Alonso

Terapeuta Craneosacral

Neurosicoeducadora

No hay comentarios

Escribe un comentario

uno × tres =