Masajear a nuestros bebés les puede aumentar el peso corporal y la función inmune
1704
post-template-default,single,single-post,postid-1704,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

Masajear a nuestros bebés les puede aumentar el peso corporal y la función inmune

 

madre-y-bebe

Desde los tiempos del psicoanalista y pediatra René Spitz se ha reconocido la importancia de: acariciar, masajear, abrazar, a los bebes para satisfacer una necesidad tan importante como la alimentación y el aseo. Spitz, describió la depresión anaclítica y el hospitalismo de niños institucionalizados en los orfanatos de los años 40, quienes presentaban un conjunto de síntomas físicos a consecuencia de la pérdida afectiva, materializada por la ausencia del contacto madre e hijo de piel a piel.

Los hallazgos del campo de la psiconeuroinmunologia con modelos animales y humanos, le han dado una explicación biológica a lo que se tenía como evidencia clínica psicológica. En algunos protocolos se ha utilizado como recurso metodológico la terapia de masaje diario y se ha encontrado que puede estar relacionada con el aumento de peso y una mayor citotoxicidad de las células Naturales Asesinas (NK) en los bebés prematuros, así lo revela un estudio publicado en Pediatrics en noviembre de 2012 por un grupo de investigadores encabezados por la Dra. Jocelyn Ang (1), de la División de Enfermedades Infecciosas del Hospital Pediátrico de Michigan en Detroit, USA.

El estudio del equipo de la Dra. Ang, se propuso investigar los efectos de la terapia de masaje (MT) en el sistema inmune de los bebés prematuros. La hipótesis principal era que la MT en comparación con la terapia placebo (control) mejoraría el sistema inmunológico de los recién nacidos prematuros estables mediante el aumento de la proporción de células naturales asesinas (NK): el diseño fue un ensayo aleatorizado y controlado con placebo que se llevó a cabo con recién nacidos prematuros estables en la unidad de cuidados intensivos para neonatos (UCIN). En el estudio participaron 120 niños (58 masaje, 62 control), se administró tanto la MT como el placebo con una frecuencia diaria, durante los 5 días de la semana hasta el alta hospitalaria, para un máximo de 4 semanas. Dentro de las evaluaciones inmunológicas se determinaron: el número absoluto de (células NK, células T y B, subconjuntos de células T, y la citotoxicidad NK), también se evaluaron: el peso, el número de infecciones, y la duración de la estancia hospitalaria.

masaje-bbeSus resultados mostraron que la cantidad absoluta de células NK no fueron diferentes entre los 2 grupos, sin embargo la citotoxicidad de NK fue mayor en el grupo de masaje, en particular entre aquellos que recibieron 5 o más días consecutivos de intervención en comparación con el control. Los niños en el grupo de masaje fueron más pesados al final del estudio y tenían una ganancia diaria de peso mayor en comparación con los del grupo control; otros parámetros inmunológicos, como: el número de infecciones, y la duración de la estancia no fue diferente entre los dos grupos. Los investigadores concluyeron que la administración de terapia de masaje a recién nacidos prematuros estables se asoció con una mayor citotoxicidad NK y la ganancia de peso diaria, MT puede mejorar el estado global de estos niños, no obstante se requieren estudios más amplios para que los resultados sean concluyentes.

Mientras eso ocurre sigamos cultivando la proximidad afectiva con nuestros bebés, manifestadas en arrumacos, mimos y caricias para aumentar no solo su vida afectiva sino su peso corporal y la capacidad defensiva de sus células de la inmunidad innata.

Por Pablo Canelones

Publicado en El Confidencial – 9/12/2011

Estela Freytes Alonso
Terapeuta Craneosacral
Neurosicoeducadora

No hay comentarios

Escribe un comentario

trece − nueve =