Noa con sus hijos prematuros Ethan (24 semanas) y Milo (34 semanas)
3465
post-template-default,single,single-post,postid-3465,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

Noa con sus hijos prematuros Ethan (24 semanas) y Milo (34 semanas)

“Soy una feliz mamá de dos principitos a quienes adoro, Ethan y Milo. Mis dos hijos nacieron antes de tiempo. El mayor, Ethan, nació con solo 24 semanas de gestación y pasó sus primeros 6 meses de vida ingresado en la UCI neonatal del hospital La Paz.

Conocí a Estela durante su estancia en el hospital. A penas Ethan volvió a casa, empezamos a darle Terapia Craneosacral. Estoy convencida de que Ethan está tan bien hoy en día gracias en gran parte a esta Terapia: le ha ayudado a gestionar mejor su estrés y a desarrollarse de forma más equilibrada y serena.

Mi segundo hijo, Milo, nació prematuro también (casi 34 semanas). Así que no dudé ni un solo minuto en ir a Terapia Craneosacral con Milo. Desde entonces, nos hemos mudado a Bélgica. Mis hijos ya tienen 6 y 3 años. Son unos niños felices.

Le estaré siempre agradecida a Estela por lo que ha supuesto para mis hijos y para mí. Más allá de la terapia, es su generosidad y su cariño hacia mis hijos lo que también extraño.

¡Gracias Estela!

Ethan, Milo y Noa.”

No hay comentarios

Escribe un comentario

2 − 1 =