¿Puede la Terapia Craneosacral ayudarnos en síntomas producidos por accidentes?
677
post-template-default,single,single-post,postid-677,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

¿Puede la Terapia Craneosacral ayudarnos en síntomas producidos por accidentes?

La historia de Sarah

El caso de Sarah es un buen ejemplo de cómo se puede experimentar el resurgir de la matriz original. Sarah había venido a tratamiento craneosacral a causa de un problema serio y persistente en la parte baja de la espalda. Su médico le había recomendado una operación quirúrgica para extirpar uno de los discos de la columna, pero Sarah se resistía a la solución y buscaba una alternativa. Al sintonizar con su sistema respiratorio primario desde los pies, la sabiduría intrínseca de su cuerpo empezó a hacerse cargo de la situación. Lo que sigue es su descripción personal.

terapia_craneosacral

Sarah empezó a sentir la lenta ola que se movía por su cuerpo. La ola partió de sus pies, subió por sus piernas, llegó hasta la parte baja de la espalda y después al disco que estaba dándole problemas. A medida que la ola interpenetraba la parte baja de la espalda, ella pudo sentir con precisión que los tejidos en torno al disco se reordenaban. La ola continuó ascendiendo por su columna y se quedó atascada en el hueso occipital, en la base del cráneo. Empezó a sentir un intenso dolor en esa zona. Entonces una imagen muy intensa invadió su mente: “¡Oh, Señor! ¡Me recuerdo saliendo despedida de la motocicleta y chocando con la parte trasera de un autobús!” Sarah había tenido un accidente unos años antes, cuando aterrizó de cara sobre la parte trasera de un autobús arrancándose varios dientes. A continuación recordó que después del accidente tuvo que hacer varias visitas al dentista; le venían imágenes esporádicas de aquella temporada de su vida. Seguidamente sintió que la ola pasaba por la parte posterior de su cabeza hacia la cara, y después volvía a descender por su cuerpo. Este punto de dolor y las imágenes asociadas con el accidente  desaparecieron completamente. Entonces Sarah exclamó:“ ¡Ahora mi cuerpo se siente como está destinado a sentirse!”

Artículo extraído de: “Libro Completo de Terapia Craneosacral” de Michael Kern.

Estela Freytes Alonso
Terapeuta Craneosacral Biodinámica
Neurosicoeducadora

2 Comentarios
  • Javier de María
    Posted at 07:42h, 20 diciembre Responder

    Un hermoso relato que muestra con sencillez y profundidad la grandeza de la biodinamica craneosacral.
    Gracias Estela por compartirlo, un fuerte abrazo.

  • maria julia
    Posted at 10:13h, 27 diciembre Responder

    Son fantásticos los resultados con esta terapia

Escribe un comentario

quince − siete =