La felicidad es un estado de flujo
636
post-template-default,single,single-post,postid-636,single-format-standard,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-186

La felicidad es un estado de flujo

«Lo que encontraremos fue que cuando la gente realiza actividades de ocio que resultaban caras desde el punto de vista de los recursos requeridos para ello, actividades que exigían un equipo caro, electricidad u otras formas de energía media en Julios tales como la potencia de una embarcación, conducir o ver televisión, eran significativamente menos felices que cuando realizaban actividades de ocio barato.

Eran más felices cuando simplemente hablaban con otros, cuando se dedicaban a cultivar la tierra, o tejer, o andaban ocupados por una afición; todas estas actividades requieren pocos recursos materiales, pero exigen una inversión relativamente alta de energía psíquica.

Sin embargo, el ocio que usa muchos recuros externos frecuentemente requieren menos atención y, como consecuencia, generalmente ofrecen menos gratificaciones memorables.»

Mihaly Csikszentmihalyi

¿Quieres encontrar tu estado de la felicidad? ¿Sabes como mejorar tu relación con el mundo que te rodea?

Te proponemos un taller diferente, con el que conseguirás cambiar la forma de  pensar y expresarte hacia aspectos más positivos.

Según como piensas conseguirás aliviar tus problemas. Aprenderás a no rendirte, a afrontar mejor los contratiempos y a rehacerte de tus derrotas.

Conoce cómo conseguirlo con nuestro curso de Optimismo, aquí.

Estela Freytes Alonso
Terapeuta Craneosacral
Neurosicoeducadora

No hay comentarios

Escribe un comentario

dieciseis − 7 =